Ecografía de mama

La ecografía son un exámen médico no invasivo, sus imágenes son obtenidas por ultrasonidos, es una prueba segura y no dolorosa, al no utilizar radiación ionizante (como se usa en los rayos X), no tiene riesgo para la salud.

Las imágenes por ultrasonido se capturan en tiempo real, pueden mostrar la estructura y el movimiento de los órganos internos del cuerpo, como así también la sangre que fluye por los vasos sanguíneos.

La prueba obtiene imágenes de las estructuras internas de la mama.

Se combina con "Ultrasonido Doppler" para evaluar la circulación de la sangre a través de los vasos sanguíneos de la mama y así obtener información adicional sobre la lesión que se está estudiando. 

Determinar las características de las lesiones de mama. El uso más habitual en la actualidad, es ayudar a diagnosticar las lesiones en la mama detectadas por usted misma o un médico durante un examen físico (como un bulto o secreción del pezón) y dar las características de lesiones potenciales observadas en una mamografía.

Las imágenes por ultrasonido pueden ayudar a determinar si una anormalidad es sólida (benigna o cancerosa), si está llena de fluido (quiste benigno) o si es a la vez quística y sólida. Además puede ayudar a mostrar características adicionales de la lesión y su área.

El ultrasonido Doppler se utiliza para evaluar el flujo sanguíneo en las lesiones de mama.

Se utiliza para la realización de biopsia de lesiones sospechosas ya que muestra imágenes en tiempo rela y son más fácil de abordar que con otras técnicas.

La mamografía es el único método diagnóstico que reduce las muertes por el cáncer de mama gracias a la detección precoz (screening, antes de que aparezcan manifestaciones del cáncer). Pero las mamografías no detectan todos los tipos de cáncer, algunas lesiones y anormalidades en la mama no son visibles o son difíciles de interpretar en las mamografías. En las mamas densas (abundante tejido glandular o tejido fibroso y menos grasa), la observación de muchos tipos de cáncer mediante mamografía puede ser difícil.

La ecografía y la resonancia magnética (RM) pueden ayudar a complementar la mamografía en la detección y clasificación de cánceres de mama. Cuando se utiliza ecografía para la exploración, en ocasiones se visualizan lesiones que pueden no ser cáncer (falsos positivos)

Realice su higiene habitual (ducha o baño), no se aplique cremas u otros aditivos.

Se le solicitará que se desvista hasta la cintura y que utilice una bata durante el procedimiento.

Es un exámen rápido (aproximadamente 20-30 minutos) y no doloroso.

Cuando se usa doppler puede oir el rudio del flujo sanguíneo (latido)

Estará tumbada en una camilla y  esse le pedirá que cambie de posición durante el examen.

Se aplicará un gel tibio en la mama. El gel ayudará a que el transductor que mueve el radiólogo haga contacto con la mama y elimine bolsas de aire entre el transductor y la piel que pueden obstruir el paso de las ondas sonoras.

Generalmente no se producen molestias por la presión aplicada con el transductor. Sin embargo, si la exploración se realiza sobre una zona sensible, se puede experimentar una sensación de presión o un dolor leve causado por el transductor.

Una vez que se finaliza el proceso de toma de imágenes, se retira el gel de la pìel

Al terminar puede que se le pida a usted que se vista y que espere unos pocos minutos mientras se revisan las imágenes obtenidas por ultrasonido.

Al finalizar el estudio puede hacer vida normal.

La ecografía mamaría debe ser realizada por médicos radiólogos entrenados y dedicados a las enfermedades de la mama, sus hallazgos deben completar a otras pruebas como la mamografía siempre por decisión del radiólogo.

Un radiólogo específicamente capacitado para supervisar e interpretar los exámenes de mama, analiza las imágenes y después enviará un informe firmado a su médico de atención primaria, o ginecólogo. En ciertos casos es posible que el radiólogo hable con usted de los hallazgos y si se debe realizar otras pruebas.

Beneficios

  • La ecografía no es invasiva ( no hay agujas o inyecciones).
  • No es dolorosa, es un método que se encuentra ampliamente disponible, es fácil de utilizar y es menos costoso que otros métodos por imágenes.
  • No utiliza radiación ionizante
  • Proporciona una imagen clara de los tejidos blandos que no se visualizan bien en las imágenes de mamografía.
  • Proporciona una imagen en tiempo real, por lo que es una buena herramienta para guiar procedimientos poco invasivos como las punciones por aspiración y biopsias.
  • Pueden ayudar a detectar lesiones en mujeres que tienen senos densos.
  • Ayudan a detectar y clasificar una lesión en la mama que no se pueda interpretar de manera adecuada mediante una mamografía.
  • Definen muchas lesiones, que a los radiólogos les presentan dudas en las mamografías, que se tratan de tejido normal ( lobulillos de grasa) o de quistes benignos.
  • Para la mayoría de las mujeres que tienen 30 años o más, se usará una mamografía junto con ecografía.
  • Para las mujeres con menos de 30 años, la ecografía por sí sola a menudo es suficiente para determinar si una lesión necesita una biopsia o no.

 
Riesgos

  • No se conocen efectos nocivos de los ultrasonidos diagnósticos en humanos.
  • La interpretación de sus hallazgos puede llevar a la realización de otros procedimientos adicionales como una ecografía de seguimiento, una punción o biopsia.
  • Muchas de las lesiones que se consideran dudosas resultan ser benignas.
  • No reemplaza la mamografía anual y el examen clínico minucioso de las mamas
  • Muchos cánceres no se pueden visualizar con ecografía.
  • Puede ser necesaria una biopsia para determinar si una lesión sospechosa es cáncer o no.
  • La mayoría de las lesiones que se biopsian no son cánceres.
  • No se detectan todas las microcalcificaciones que observa la mamografía y que indican cáncer en sus etapas inciales.
  • No reemplaza a las indicaciones de Resonancia Magnética que le explicará su radiólogo.